jueves, 11 de febrero de 2010

La Fuerza Del Compromiso

Los marcos de esta realidad tergiversada, según mi entender, se complementan con intereses que responden a grupos políticos y económicos con abrumadora capacidad de cooptación y control mental sobre la población. Su poder es demasiado grande, teniendo a su favor la más importante red de comunicaciones, justamente porque son poder económico.
Nada de poder económico tiene la lucha popular, tiene un poder mayor, una atmósfera positiva y revolucionaria con compromisos que sublevan al corazón y lo llevan a un estado fervoroso de ayuda progresiva y latente, al punto de conectarse y combatir contra los enemigos de la igualdad. Tendré que ser mas explicito con el término “enemigos de la igualdad”, ya que no se llega a interpretar de forma exacta los personajes que comprenden este grupo. La falta de compromiso con la sociedad, es característica principal de este grupo, porque no solo hace falta rechazar ciertos hechizos y mentiras que atentan contra los derechos del hombre, también hay que insertarse y ayudar para que no ocurran tales palizas a la sociedad. Enemigo de la igualdad es todo aquel que prefiere curar la delincuencia social de un sistema vapuleado e infectado por el producto del saqueo constante, con la represión y la mano dura, eso sería atentar contra los derechos del hombre. No se puede solucionar un asesinato con otro asesinato, porque se convertiría en una cadena interminable de asesinatos y nos terminaríamos matando todos. Sería diferente si existiera una guerra, pues en las guerras existe el derecho a defender la conservación, que se puede traducir en términos más fríos y crueles como el derecho a matar. En las guerras los derechos del hombre pasan a ser diferentes, es claro que siempre las instancias de guerra sofocan la gran espiritualidad del hombre, llevándolo al punto de la ira máxima contra determinado grupo o nación, dependiendo del conflicto. Sin embargo esa espiritualidad existe y seguirá existiendo, así como la ira seguirá existiendo, por los siglos de los siglos. Siendo hombres podemos defender los derechos del hombre, con compromiso y estrategia, pero con la ira latente, porque no desaparece nunca, aunque se lleve la paz como escudo de lucha, porque los guerristas serán aborrecidos con ira por los grupos pacifistas. Pero en la actualidad no hay guerra tal en la cual es derecho la conservación a cuestas de un rifle. Estamos en un clima que no introduce ideas positivas a la sociedad para alentar su ayuda y su compromiso con la clase más productora y mas apaleada al mismo tiempo, esta es una de las mayores contradicciones del sistema explotador.
Argentina tiene infinidad de recursos que pueden ser para todos, sin embargo esto no esta en los planes del poder económico, ya que conservan su poder manteniendo los recursos económicos de la nación en sus manos, y esto se debe a que no hay resistencia popular frente a tal injusticia. Con tanto poder se valen de la red comunicacional para mantener la calma en la sociedad evitando así, el surgimiento de una gran clase combativa. Más aún, usan esa red comunicacional a favor de su quietud y estabilidad en el poder. Ejemplo de tal poder es la gran “inseguridad” que existe, caratulando tal problema, existente sin duda, como lo primordial y mas importante. La inseguridad ha dejado en segundo plano la educación y la salud. Debo decir que todos aquellos que siguen esta línea de pensamiento, por mas que no se den cuenta de tal aberración, ya que el control mental es tan amplio, son enemigos de la igualdad. Y los individuos que aborrecen la inseguridad y pregonan su existencia como el principal problema porque es lo que ven en sus televisores, prefieren la calma y la vida pacífica, pero en lo más profundo de su corazón apoyan la represión contra tal “inseguridad” con la fuerza del fascismo. Estos individuos no están comprometidos con la sociedad, su razón de ser, son ellos mismos y nada mas, con fuerza se estiran hasta el espíritu de sus seres queridos, pero las problemáticas de la sociedad para ellos son la “inseguridad” y ahí termina todo, tampoco hacen mucho por cambiar tal inseguridad, la queja constante lo único que hará será darle un voto a un individuo con convicciones fuertes hacia la “inseguridad”, estos personajes son lamentablemente y seguramente no lo saben, enemigos de la igualdad.
Para construir la igualdad, se debe comprometerse con la sociedad, querer cambiar verdaderamente las cosas, no quedarse en el conformismo del bienestar propio, aquellos que aborrecen la inseguridad lo único que quieren es su propio bienestar. El bienestar de la sociedad se construye con mayores oportunidades de educación primordialmente, a partir de una base social educada se construye una sociedad mas justa, sería más difícil el saqueo y la corrupción, ya que educarse significa en parte molestarse por la injusticia. Se deja de lado todas las malas influencias del demonio, como lo son las oscuras fuerzas del mal, patetismo delincuencial y cruda facilidad sangrienta. Educando a la sociedad, los individuos hasta ayudarían al desarrollo económico de los grupos de poder, otorgando mayor factor trabajo. En mi opinión las cosas no cambiaran si siguen los mismos grupos económicos poderosos arriba, porque la mentalidad de los habitantes seguirá en la nebulosa. La juventud tiene un gran objetivo que no puede evadir, el compromiso con la sociedad y el máximo viento de libertad a favor de la clase trabajadora y explotada.

5 comentarios:

  1. Que lindo blog, muy interesante :)

    ResponderEliminar
  2. Eso sería verdad si los todos los jóvenes tuviéramos ese objetivo. Pero creo que somos muy pocos lamentablemente los que pensamos en un compromiso que actúe...

    ResponderEliminar