martes, 2 de febrero de 2010

El Arte Ataca

Mientras las vibraciones del mal están siempre al acecho para destruir la humanidad y hacerla esclava de la oscuridad y el dinero, los hombres saben como llegar a la liberación momentánea y convierten esa liberación en una forma de vida colateral impregnada de espiritualidad, llenan su alma con arte. Pero es preciso aclarar que no todos los hombres son artistas, la gran mayoría aprecia el arte y esto también significa liberación aunque en menor medida.
El arte en cualquier forma de expresión inunda todos los espacios del universo que el cuerpo recorre, transportando así las vibraciones del inconsciente hacia un mar de sensaciones exquisitas. Crear es libertad por su forma de moverse, me refiero al hecho de amoldar una idea propia sobre cápsulas que sirven para luego abrirse y entregarse a la admiración de otros individuos, y sobre todo la propia admiración. Para ser un gran artista es imprescindible la propia admiración sino el producto nunca podrá ver la luz por la angustia de la mediocridad. Cuando la convicción del artista es elevarse así mismo a una esfera tal que impulse la creación de obras magistrales, encontramos el deseo fervoroso del éxito artístico, apuntando hacia la creación constante, y solo se logra tal éxito con la propia admiración pues la conformidad del ser llega con el orgullo de su obra, el dinero nada tiene que ver con el éxito. También existe el éxito que se corrobora con la energía aprobatoria del público, vendría a ser un segundo plano del éxito, luego del éxito propio. El público es capaz de llevar a un pedestal al artista cuando su creación es transmisora, aunque la transmisión no es lo mismo que calidad. A veces encontramos productos que son tan mediocres y sin embargo el público los ha puesto en lo más alto o mejor dicho el mercado. Esto también es una traba para los artistas con convicción universal del arte como instrumento de liberación y cambio en la sociedad. Desde mi punto de vista el comercio ha innovado en la presentación de “artistas” con animo de vender, estos no son artistas puros, diría que son fantoches vendedores de mediocridad con convicciones económicas. Cuando digo convicciones económicas me refiero que al momento de crear la inspiración se transforma en dinero, están pensando en lo mas vendible, vendedores de calidad. No confundamos lo cósmico y sideral de la elevación plena que construye un verdadero artista con la mediocridad de los nuevos esclavos ambiciosos del dinero.

Como medio de liberación el arte transforma la realidad del individuo sumergido en su estela de transmisión universal. El artista es revolucionario siempre que se vea comprometido con la fluidez de su entorno, este a partir de su creación plasma su propia realidad para influir en el cambio. Siempre que un individuo se encuentre disconforme con su realidad intenta cambiarla, y los artistas utilizan su creatividad como herramienta revolucionaria. A partir de esto, el entorno se ve impactado por un sentimiento cada vez mas activo, ya no alcanza con el amor al arte sino que se suma el amor a la idea que transmite el artista con la seducción que implica la explosión de una esencia adentro del alma. Esa seducción es propia del arte y en torno a la idea todo se transmuta convirtiendo todo en una sola flecha que impacta directo al corazón, llevando a cabo su verdadera misión de transmisión artística e ideal.

Yo creo en el arte y creo en los artistas, pues de ellos emergen los escondites para una evasión mental, que implica también elevación. Todo se interrumpe cuando uno se cruza con el arte y la creación, de un mundo real se pasa a la realidad del sentimiento en un plano espiritual, es como una especie de conexión entre el cuerpo y la materia gaseosa que se encuentra también dentro del cuerpo sin poder sentirla, me refiero al espíritu o el alma. Realidades opuestas que se encuentran.

4 comentarios:

  1. Hola soy leinad24 que me he cambiado de blog, muchas gracias por pasarte...
    el nuevo por si quieres pasarte es elartedepodersentir.blogspot.com
    Te sigo leyendo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Buenisimo! No sólo comparto mucho de lo que acabo de leer- por no decir todo- sino que también me hizo acordar a una frase de Geertz que la toma de Weber para explicar la cultura en la sociedad, dónde explica que el hombre está inmerso en una sociedad que no es más que un tejido que el mismo teje. La cultura, vendría a ser esa urdimbre, por eso es pública, porque su significación lo es.
    Muy buen ensayo.
    Saludos
    Gonzalo...

    ResponderEliminar
  4. Encantado de haberte encontrado navegando por éstos blogueros mundos, jejej… Me encanta comprobar que sigue habiendo gente inquieta, enhorabuena por tu labor. Te seguiré la pista desde mi Palabrafernalia…

    ResponderEliminar