sábado, 28 de noviembre de 2009

La Mansión Opacada

El castillo reluciente de oscuridad
humedece las murallas agrietadas
sobre un tiempo de grises atardeceres.

Adentro del vacío fantasmal
se recibe una energía cadavérica
entumeciendo la blancura de una mejilla.

El habitante es solitario y algo loco
en sus ojos siniestros,
un sol tan negro apagado.

Como las telarañas de lo olvidado
permanece un piano viejo,
transmite melodías de un músico enterrado.

Nadie se atreve a acercarse,
el carnicero guardián diabólico
es sabueso apeteciente de carne.

Todo en un mundo real
se hace oscuro por sobrevivir
y llorar desdichado.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Elementos Reales

Cuerpo celeste elevado
Flotando sin rumbo fijo
Su capa rocosa esconde el fuego
Que filtra calores internos

Planeta cósmico del espacio
Chocando en el vacio
Procura no frotar tus manos
Cocina la carne en segundos

Aureola angelical afilada
Cuchilla fina invisible
Cortante protectora fugaz
Estrella fotográfica nítida

Los azulejos del universo
Rebotan como ranas
Remolinadas cadenas eternas
Te llevan al oscuro templo

Los salvajes sistemas lunares
Evitan descargas eléctricas
Reciben luces apagadas
Convirtiendolas en almas sagradas

Los habitantes quedan gravitando
Escuchan la música de marte
Tomando sol sin airearse,
Extraterrestres amantes.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Mitades

En la mitad del sol encuentro un corazón
Nutrido por la sangre que proyecta ilusión
Al lado de un rayo sobreprotector
Figuras que arden en un instante claro

En la mitad del sol se posa tu mano
Alarga la mirada mi ojo no ciego
Unas luces ingresan por mi ventanal
La sombra de tu alma prefiere volar

En la mitad del sol vuelan tus nubes
Precisan llorar ante la profunda sensibilidad
Tomandose mis adentros que lagrimean
Abrazandote en la punta de un árbol

En la mitad de tu pelo esta el sol
Las claras no oscurecen en la noche
Primero tus labios como corales
Brindan pinturas frescas al mar.

martes, 24 de noviembre de 2009

Jugo de Mandarina

El eterno brillo de tus ojos
resalta las cadenas del viento
que emanan de las puertas
abiertas en mi corazón,

Fijandome en el polen contagioso
de tu centro natural,
veo como tus pétalos
se muestran resplandecientes,
creyendome que eres flor.

Transporta tu alma al sol
después de llover
en la sequía de un desierto,
allí crecerán las raíces
vitales sobre la arena estancada.

Estás en las brisas suaves
que me acarician en primavera
traspasando las fronteras
unidas con tus cielos.

Ya lo creo en silencio
tus rayos de sol
guian esta ilusión.

martes, 17 de noviembre de 2009

Apocalipsis

El presente desfavorece
hunde al luchador
convirtiéndolo en esclavo
del trabajo forzado.

Ni su patria le convoca
solo existe en el registro,
los fantasmas del olvido
son humanos desaparecidos,
explotados, condenados,
la resignación no existe,
se transparentarían, nadie lo sentiría,
su herramienta es prestada
por los diablos eximidos
que son ciegos corrompidos.
Desgraciado infeliz, ¿quien te mira?
invisible cometierra, es tu mundo
propiedad, mundo libre de dolor
de hambruna, desechado,
intoxicado, en los cielos hay tinieblas
son desechos del imperio
las sobras de un rápido aniquilamiento.
En la cárcel vomito
por las aguas inundantes
de la vivienda ahogada, que paga,
la tarifa del ladrón
y lo lleva a su confortante séquito.

No me tapo los oídos orejudos,
miro, preparo mi mente
para el desastre,
la destrucción,
el horror,
el hambre,
que forzaron con el miedo
y caerán con el caos,
de los fusiles del pueblo.

Peregrino de la Luz

Caminante sin rumbo
se dirige al viento,
que sopla verdades
y lo impulsan, hacia adentro.

El camino enloquecido
se torna aburrido
y descansa con un canino,
pintarrajeando un símbolo
que lo deja voleado.

Hasta el sol es veloz.
En su salida estrepitosa
atropella la nube parásita
en forma de burbuja,
bajo la superficie de un vaso.

Lentos pasos de tortuga
al llegar al sendero, habitable,
trata de silenciar
el ruido de la suela engomada
que chilla como rata, apareada.

Su destino es un sueño
donde terminan las luces,
fundiendo el aparato pensante
que se anula en la oscuridad.

Y el Sol

Te veo llegar
desde una montaña
que esta en el cielo,
me sonrojo al mirarte
y no puedo evitar
el delirio de mis ojos,
hasta caer en un sueño
del que no vuelvo, sin retoños,
con flores en tu pecho
que yo las creo inmensamente
por tu hechizo de amor
alambrado de mi corazón, latente,
tocado por la gloria
de los cohetes espaciales
directos en tu alma, infinita,
que brota de los poros
integrados a tu boca.

Cuando te alejas
permanece tu perfume
de dulce paraíso, floreciente,
saltando como un niño ilusionado
entre el cosmos
y la ruta del sol.
Los pétalos rozaron tu cuerpo
Suavidad de los ríos
Cantantes clandestinos libres
Desorden sobre el lecho divino

Desnudez brillante como un pez
La noche simula al sol
El acto fuera de órbita
La brisa nos toca

Peldaños consecutivos al cielo
Algodón de las nubes
Los ángeles espían,
tu belleza admiran.

Mandarina

La sonrisa de tu rostro
se apodera del instante,
paralizando el tiempo real
funcionando sin fuerza de gravedad,

mi locura débil
se alimenta con tu energía
plácida y efusiva.

El perfume de tu piel
combinado clavel
se interpone con el viento
aclarando las tinieblas,

mis ojos libres
encegecen con tus luces
amarillas y atrapantes.

La textura de tus labios
naturales del espejo
se cristalizan en el cielo
imprimiendose en los sueños.

Mi piso tiembla,
es tu ser el que camina,
tu alma fluye en el destino.

Naturaleza

En las olas hay un pez,
disfruta de la corriente
en el agua furiosa.
Los hombres temen.

Nada prismacolor
sueña con la pureza
cristalizada hipertransparente,
habitación gigante diversa.

Todo termina negro,
el hombre sonríe naturalmente.
La presa ha picado,
su muerte ha llegado.
Me encontré con el silencio
vacío de los sonidos blancos,
carrusel sónico apagado,
canto ahogado bajo el aire,

Los músicos levantan su voz

El coronel ancho de espadas
rectifica al atrevido
disparando palabras finas,
lanza tapabocas,

Los artistas se inspiran eternamente

Bajo el puente subterráneo
se organizan los descalzos
conspirando colores tenues
carcajean a sus patrones.

Revolución psicodélica a punto de arrojarse al abismo.

domingo, 8 de noviembre de 2009

El parque esta lleno de osos
su rey el marrón
mariposas posadas en el altar
colorean un castillo medieval

el oso mayor, tiene sucio el pelo
oso explotador, tiene sucio el pelo

La población cósmica invade
sucumben los jardines espaciales
la luna tiene, un arbol
una orquidea
un rosal.

El oso viaja a Marte.
Las estrellas empiezan a mojarse.
Los fantasmas son los únicos que existen
olvidaron a la muerte.

El brillo de la Luna

No pensaba encontrar un tesoro
era un día claro y distinto
el sol se mezclaba con la tiza
sentía algo llenar la brisa
los sonidos corrian como ecos

Pronto logré cruzarme con un diamante
brillaba en tono fulminante
las tripas reacomodaron su sistema inerte
tus pupilas dispararon flechas
y casi sin darme cuenta
mi corazón quedó traspasado.

Los tiempos pasaron sin evitarlo
cada paso era una dulce y amarga tentación
encerrado en un cosmos de ilusión
por los rayos de tu flor.

Siempre que te veo sonries como un sol
no puedo ocultar tanto color
los hojas del silencio son dolor
aquella paz que invade tus cielos
es la imagen que transporta iluminación,

flor de los campos en la ciudad
estrella envolvente del mar.

Enmudecen mis vocales,
la prisión de los miedos
es la muralla mas fuerte,
tus mejillas el amor mas verdadero.

Lo que siento son destellos claros
enviados por la luna.

Soñador de la esperanza

Yo puedo ver como fluyen
aquellas melodías que van al sol
y vuelven en forma de luces,
brillantes luminosas canciones,

Es producto de tu influencia
el palabrerio lleno del cielo
tu mirada tan precisa
del destino sideral planetario.

Gracias por la violenta luz
que me entregas en tu mística.
Soñador de la esperanza,
poeta de mi locura.