jueves, 16 de marzo de 2017

Cada segundo que pasa me convenzo más de que no hay una salida realmente.
vivimos atrapados en jaulas tratando de resolver un asunto interno de aún mayor impotancia.
quién es capaz de distinguir eso? cegados vamos a la jaula siempre...

nuestro ser interno, nuestra razón de ser,
se pudre cada vez más..